Beneficios saludables y propiedades de los frutos secos en la dieta

Durante la Jornada Técnica sobre Frutos Secos celebrada estos días por la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados, un grupo de expertos han aconsejado consumir al día de 10 a 30 gramos de cualquiera de los frutos secos existentes en el mercado pero, en sustitución de otro tipo de grasas que podemos tomar en nuestra alimentación diaria, y no como añadido o complemento a nuestra alimentación diaria. Además, dado su alto contenido energético, "son alimentos ideales para deportistas y personas que tienen que realizar grandes esfuerzos concentrados en un corto espacio de tiempo o mantenido en circunstancias especiales".
De este modo, resaltaron el poder antioxidante que tienen todos los frutos secos, pero "muy especialmente las nueces, que disminuyen la oxidación celular y actúan como preventivo del envejecimiento de las personas", es una de las características más importantes que aportan las últimas investigaciones, según informaron en un comunicado fuentes de la organización.

Seguir Leyendo...


Se destaca que por su riqueza en ácidos grasos polinsaturados y monoinsaturados, los frutos secos son muy adecuados para prevenir las enfermedades cardiovasculares porque reducen asimismo, el colesterol total y el colesterol LDL. La riqueza en potasio de los frutos secos contribuye al equilibrio iónico celular y al correcto funcionamiento de la bomba sodio-potasio fundamental para el ritmo cardíaco.
Los frutos secos, al igual que otros alimentos vinculados a la dieta mediterránea tienen un gran componente histórico reflejado en la literatura, así como en el acervo cultural de los pueblos. Además están cargados de simbolismo. El almendro es considerado desde los hebreos como el símbolo de una vida nueva ya que al llegar la primavera florece, inicia el buen tiempo y sus flores caen cuando empiezan los rigores del calor.
La nuez simboliza en muchas culturas el cerebro, por eso tiene la tradición de que mejora su funcionamiento. A lo largo de la historia los frutos secos han sido un alimento básico en todo el mundo siendo una parte tradicional de muchas cocinas y proporcionando sabores variados e intensos que se complementan perfectamente con las especies, frutas, vegetales o carnes. Así tenemos especies como el almendro, avellanas, nogal, pacana, pino piñonero y pistacho que se producen adecuadamente en un clima mediterráneo mientras que el anacardo, la macadamia y el nogal de Brasil requieren climas más cálidos. vía Efe

0 comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails