Alimentación sana

David Servan-Schreiber, autor del best seller Curación Emocional, ahora publica Anti-Cáncer: Un nuevo camino de vida, donde propone armar una “biología anticáncer” a partir de la dieta. Fortaleciendo con ello el sistema inmunológico y aquellos procesos biológicos que nos permitan mantenernos alejados de un cáncer.
La propuesta, es un régimen totalmente contrario al actual occidental. Ésta incluye legumbres, acompañadas de aceite de oliva, de ajo, hierbas y especias. La carne y el huevo son opcionales. Éstos suelen ser alimentos ricos en Omega 6, que favorece la inflamación y el crecimiento de células adiposas y cancerosas. En cambio se busca ingerir más alimentos ricos en Omega 3 que contrarresta la inflamación y el crecimiento de dichas células.
Además, presenta algunos alimentos que actúan como medicamentos, pues contienen moléculas con un alto valor anticáncer. Por supuesto, esto no implica que recomiende sustituir ningún tratamiento con esta dieta, sino utilizarla como complemento a éstos. Algunos alimientos que propone son:

Té verde. Rico en polifenoles, que reducen el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos, necesarios para el desarrollo del tumor y la metástasis. Es un potente antioxidante y desintoxicante.
Curry. La cúrcuma (el polvo amarillo que constituye uno de los ingredientes del curry) es el antiinflamatorio natural más potente. La raíz de jenjibre actúa también como potente antiinflamatorio y antioxidante, más eficaz que la vitamina E, por ejemplo.
Seguir Leyendo...
Col, ajo y calabaza. Las coles contienen sulforafano e indo-3-carbinoles, dos poderosas moléculas anticáncer. Promueven el suicidio de las células cancerosas y bloquean la angiogénesis o proliferación de vasos sanguíneos, como ocurre con los cítricos, las fresas y otras frutas rojas. El ajo, la cebolla, el puerro, la chalota y la cebolleta también los frenan. Por su parte está comprobado que los enfermos que consumen alimentos ricos en carotenoides (zanahoria) viven más.
Setas y hierbas. Las setas contienen polisacáridos y lentinato, que estimulan la reproducción y la actividad de las células inmunes. Las hierbas empleadas en la cocina son muy ricas en aceites esenciales de la familia de los terpenos, a los que deben su fragancia y sus beneficios terapéuticos.
Omega 3 y selenio. Los ácidos grasos Omega 3 , presentes en los pescados grasos, reducen la inflamación y la metástasis. El selenio, presente en las verduras y cereales de agricultura ecológica y en pescados y mariscos, estimula las células inmunes. La vitamina D también es beneficiosa.
Chocolate negro. Contiene gran cantidad de antioxidantes, proantocianidinas y muchos polifenoles. Como el vino tinto, el chocolate negro limita la angiogénesis. Su índice glucémico es menor que el del pan blanco.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails